Roger Federer renovado

Foto Blog
federer
Fecha Blog
Autor
Sergio Guzmán L.
Cuerpo Blog

Asombra ver jugar al Federer 2017, no sólo por su vigencia sino porque está jugando de una manera distinta, tal vez mejor que nunca, sorprendiendo a sus contrincantes. Se mueve algunos metros más adentro de la cancha lo que le permite usar su derecho y revés con una fluidez notable, y pegar a la pelota continuamente de sobre pique. El SABR -acrónimo inglés que proviene de conjunción de palabras “Sneak Attack By Roger” (ataque furtivo de Roger)- fue el tímido preludio de su nueva forma de jugar, en especial cuando ataca el segundo servicio del rival. Es lo que llamamos “anticipación”.

¿Cómo se funda esta anticipación? Al igual que en el espacio de los directorios, la anticipación requiere adoptar “buenas prácticas” y las que hemos denominado “nuevas prácticas”.

Entre las buenas prácticas de Federer anoto, (a) la elección del entrenador adecuado para su actual estrategia. Hoy, el croata Iván Ljubičić, sucesor del talentoso Stefan Edberg; (b) agrandar en casi 15 centímetros el diámetro de su raqueta, permitiéndole conectar con mayor precisión la zona de impacto; (c) haberse operado sus dolencias en la espalda; y (d) una rehabilitación física y mental de calidad.

Entre sus “nuevas prácticas” -espacios que sólo se abren desde la emoción correcta- han sido, presumo, la curiosidad y observarse reflexivamente, sin necesitar la aprobación de terceros de su nueva manera de vivir el tenis.

Más allá de la excelencia tenística que nos ha regalado Roger Federer durante casi dos décadas, su trayectoria deportiva es fiel reflejo de lo que el ser humano puede obtener si se ubica en la emoción correcta. Un potencial amplísimo que todo buen directorio debiera considerar para anticipar oportunidades, evitar riesgos, crear valor y estimular al Gerente General en la consecución de las metas propuestas.

El recorrido de este gran campeón revela, además, que los años de vida aportan visiones más amplias y muchas veces más sabias. Cuentan que el temperamento del joven Roger mostraba una bajísima tolerancia a la frustración, causándole ofuscaciones permanentes, al punto de no tomar la raqueta durante semanas o meses.

Se ha dicho que el gran temor del ser humano no se relaciona con sus sombras sino con sus lados luminosos: “Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que más nos asusta (…) Fuimos hechos para brillar, para manifestar la gloria que hay dentro de nosotros” (Nelson Mandela). Por ello, aunque la edad no es requisito necesario ni suficiente para conformar un buen gobierno corporativo, los directores de empresas son, en general, personas mayores.