Mujeres al directorio: mitos y realidades

Foto Blog
Fecha Blog
Autor
Sergio Guzmán L.
Cuerpo Blog

Mujeres al directorio: mitos y realidades

Sergio Guzmán L.

tomate.me

 

La quinta encuesta tomate®/La Tercera sobre directorios en Chile revela que la participación de las mujeres en el gobierno corporativo de las empresas -en el directorio y la Gerencia General- no varió respecto de 2016, manteniéndose en 10%. Este año se envió la encuesta a más de tres mil directores y gerentes generales, 20% de ellos mujeres.

¿Por qué las mujeres no manifiestan mayor interés de participar en un espacio que les ha sido esquivo? Contra la percepción imperante, el motivo parece ser el desgano de una mayoría de mujeres para asumir un rol que ha sido tradicionalmente ejercido por hombres: la gobernanza corporativa de empresas. Sólo 16 de los 150 gerentes generales que respondieron esta encuesta, son mujeres. Ninguna de ellas Gerente General de empresas IPSA.

Pero no es sólo un fenómeno local. Entre las 500 empresas más grandes de USA, apenas 6% de mujeres ejercen funciones corporativas o ejecutivas relevantes.

La presencia de mujeres en los negocios, y específicamente en los directorios, sería un aporte diferenciador de sensibilidades y visiones que enriquezcan el debate corporativo, pero la encuesta no permite establecer un patrón claro que conduzca a disipar esta conjetura. Algunas conclusiones de la encuesta:

- La ciber seguridad, uno de los temas más complejos y estratégicos de las empresas en el mundo es casi ignorado en Chile, salvo en los directorios donde hay más de una mujer.

- Que el “factor humano” se declare como el activo más preciado de la empresa no se condice con la ausencia del Gerente de Personas en casi todas las sesiones de directorio, haya o no mujeres en él. La condición “no estratégica” de este cargo opera de manera transversal, y solo es sensible al tamaño de la compañía medido en ventas.

- En los directorios donde no hay mujeres existe una menor percepción del aporte al directorio que tiene la ausencia ocasional del gerente general en sus sesiones.

- 73% de los gerentes generales encuestados dedica un máximo de 20% de su tiempo a preparar los directorios. Este porcentaje no varía según haya o no presencia femenina en el directorio.

_ La presencia de una o más mujeres en el directorio sí incide en aspectos de mayor confianza y participación.

 

- En materias de riesgos, el reputacional ocupa la tercera prioridad en los directorios chilenos y la presencia de una o más mujeres en el directorio no cambia su apreciación relativa. Nuevamente, la importancia del factor reputacional aumenta con el tamaño de la compañía.

- Curiosamente, el foco prioritario en los resultados de corto plazo se acentúa en los directorios con presencia femenina. Asimismo, el riesgo financiero -por lejos el más importante en los directorios chilenos- se hace más visible desde la mirada de la mujer e incrementa su relevancia en cuanto mayor es el número de ellas en el directorio.

- Los temas Visión y Misión son más recurrentes en aquellos directorios integrados por mujeres, y su relevancia se diluye cuando el aporte femenino es bajo o no existe.

- Los encuentros anuales para discutir estrategias y consolidar relaciones son mejor valorados entre los hombres y, particularmente, en los encuestados menores de 50 años. Su contribución es más baja entre las mujeres y los mayores de 61 años.

- Disponer de un procedimiento formal de auto evaluación del directorio por un tercero es percibido como menos importante entre las mujeres -sólo la mitad opina que es beneficioso- y por los directores de mayor edad: sólo el 41% de los mayores de 61 años le asigna algún beneficio.

La influencia de la mujer en el funcionamiento y desempeño de los directorios en Chile es muy variada, pero no tiene una relación directa o causal con las llamadas mejores prácticas de gobiernos corporativos. Sin perjuicio de las fortalezas intelectuales y profesionales que perfilan el cargo, la gravitación de la mujer en estas tareas responde a virtudes propias de su género, lo que contribuye a la diversidad de enfoques que enriquece y estimula el debate corporativo. No se trata, pues, de cumplir "cuotas políticamente correctas", sino de dar crédito al aporte femenino, por naturaleza insustituible.

Un reciente estudio del Boston Consulting Group concluye en que la buena relación entre diversidad e innovación mejora sustancialmente cuando la presencia femenina en los cargos directivos supera el 20%.